Involucran a cadetes en el cuidado del medio ambiente

Cadetes del Bachillerato Bivalente Militarizado de Celaya, buscan mejorar al planeta; crearon un sillón ecológico, crayolas biodegradables

Servir a la sociedad y proteger al medio ambiente son dos objetivos primordiales de los cadetes estudiantes del Bachillerato Bivalente Militarizado del municipio de Celaya, ellos desean que las futuras generaciones tengan un planeta sano y feliz.

Para hacerlo realidad, el profesor de Ecología, Ricardo Javier Martínez García les enseña a los cadetes que esta materia va más allá de los árboles, las flores o el campo.

“En la materia de ecología hacemos una concientización primeramente de todo lo que abarca, lo que es el desarrollo sustentable, las estrategias ecológicas de tal forma que los alumnos se crean una conciencia real de lo que es la ecología para después ser más interactivos con la naturaleza y el hábitat en el que ellos están”.

A lo largo del semestre, ellos diseñan un proyecto que sea amigable con el planeta, pero que a la vez tenga un uso en la vida diaria y así fue como el equipo del cadete Francisco Javier Calderón Pérez, decidieron crear un sillón ecológico.

Se me ocurrió porque hay miles de botellas tiradas en la calle y tú las ves y miras lo que contamina y de repente se te ocurre que podrían funcionar para otras cosas y se me ocurrió recolectar botellas para armar un sillón y se me facilitó hacerlo para tener un lugar donde puedas descansar”.

Para tener este sofá se requieren cerca de 25 botellas, cartón grueso y cinta, resiste cerca de 100 kilos y es muy cómodo; los cadetes incluso ya piensan en crear guardarropas o incluso una cama y poderlas a donar a lugares que lo requieran.

Otro proyecto interesante es el del equipo de la cadete Karla Berenice Durán, ellos decidieron crear crayolas biodegradables y utilizaron aceite de pino, cera de abeja, colorantes naturales y esencias.

“Se nos ocurrió porque hay muchos residuos de crayola y eso genera contaminación a lo largo de los años, nuestras crayolas son 100% biodegradables y aparte el residuo que queda se puede sembrar y de ahí crece alguna planta de algún fruto o verdura”.

Ahorita solo son 4 colores de crayolas, pero la idea es tener más variedad y tener un mundo colorido y por supuesto un medio ambiente limpio.

Estos proyectos son solo algunos de todos los que realizan los estudiantes del Bachillerato Bivalente Militarizado en pro del planeta.

 

— No te pierdas