México llama a reforzar al control de armas en el mundo

El Canciller Marcelo Ebrard llamó a los gobiernos a regular sus legislaciones para evitar el tráfico de armas indiscriminado

México llamó al mundo a frenar el tráfico de armas y sobre todo a establecer los mecanismos de monitoreo, transferencias globales y desvío del comercio transfronterizo de estos artefactos que provocan miles de personas fallecidas en el orbe.

Al encabezar el debate abierto del Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) sobre “El impacto del desvío y tráfico de armas para la paz y la seguridad”, el Canciller Marcelo Ebrard Casaubón sostuvo que los gobiernos deben reformar sus leyes para evitar que empresas trafiquen con las armas.

Además, pidió que los sectores privados supervisen la producción, distribución y venta de armamento.

Ebrard Casaubón, en su mensaje, reiteró que la posición de México es la de frenar el tráfico ilegal de armas y que la ONU haga más sobre esta problemática, ya que es “un fenómeno presente en todos los conflictos armados, que afecta gravemente y en múltiples dimensiones a la población civil, destruye el tejido social y propicia la violencia, en especial contra los grupos más vulnerables”.

Genera desplazamientos y flujos irregulares de personas que desean escapar de contextos de inseguridad. En contraste, las compañías productoras y distribuidoras de estas armas, con prácticas irresponsables, mantienen ingresos abundantes y en ascenso”, expuso en el Consejo de Seguridad.

En su mensaje, el Canciller manifestó que si no hubiese una disponibilidad casi ilimitada de armas, la mayoría de los conflictos armados bajo la agenda del Consejo tendrían más oportunidades de soluciones pacíficas.

Mientras los actores en conflicto, especialmente aquellos grupos no estatales, mercenarios y criminales, mantengan su poderío militar y material, optarán por la vía de la fuerza por encima del diálogo, la política y la diplomacia. Las situaciones en Myanmar, la República Democrática del Congo, Somalia o Yemen, por mencionar algunas, serían muy diferentes, si hubiera un mejor control del tráfico de armas transfronterizo”, acotó.

Diversas fuentes estiman que, cada día, alrededor de 500 personas pierden la vida y otras dos mil resultan heridas por disparo de arma de fuego en el mundo.

Marcelo Ebrard agregó que en América Latina hay cifras anuales de violencia y muertes por armas de fuego aún mayores que las observadas en varias de las zonas en las que se reconoce un conflicto armado, ya que en cerca de 75 por ciento de los homicidios y feminicidios está involucrada un arma de esta naturaleza.

No quiero dejar de mencionar el impacto desproporcionado que tienen el tráfico y el desvío de armas pequeñas y ligeras sobre las mujeres y los niños, así como niñas. Según datos de las Naciones Unidas, más de 8 mil niñas y niños han muerto o han quedado mutilados en 21 situaciones de conflicto armado. Y aunque la disponibilidad de armas afecta tanto a mujeres como a hombres, es imperativo reconocer las repercusiones de género derivadas del tráfico y el desvío de estas armas, como facilitadores de todo género de violencia incluyendo la violencia sexual en los conflictos, y de muchas otras dinámicas que afectan la integridad y la vida de las mujeres y los niños”.

— No te pierdas