Arriba primer vuelo con cuerpos de mexicanos fallecidos en Texas

La Secretaría de Relaciones Exteriores y la Sedena han coordinado los vuelos de repatriación de los connacionales; en este primer vuelo vienen, María “M” y Omar “R” de Guanajuato
Foto: Cortesía INM.

Las secretarías de Relaciones Exteriores (SRE), de Gobernación, a través del Instituto Nacional de Migración (INM), y de la Defensa Nacional (Sedena) coordinan una serie de vuelos a fin de repatriar los cuerpos de las personas que desgraciadamente fallecieron a finales de junio en un tráiler de carga en la zona metropolitana de San Antonio, Texas.

A través del Consulado General de México en esa ciudad, se ha mantenido comunicación permanente con las familias afectadas, además de acompañar a los tres mexicanos hospitalizados, uno de los cuales ya se recuperó y está en su hogar en Estados Unidos.

De acuerdo con la voluntad de los familiares, el Gobierno de México repatriará 25 de 26 personas mexicanas fallecidas, y cubrirá los gastos hasta sus lugares de origen.

El avión CASA C-295, matrícula 3206, de la Fuerza Aérea Mexicana, tiene capacidad para ocho féretros, además de la tripulación, por lo que se prevén al menos tres vuelos. El día de hoy se realizarán dos viajes para repatriar un total de 16 cuerpos.

Foto: Cortesía INM.

En el primer vuelo llegaron los cuerpos de los connacionales Gustavo “N” del Estado de México; de María “M” y Omar “R” de Guanajuato; Jozue “D” de Oaxaca; Marcial “T” de Querétaro; y Jair “V”, Yovani “V” y Misael “O” de Veracruz.

La aeronave procedente de San Antonio, Texas, aterrizó el Aeropuerto Internacional de Toluca, donde la autoridad migratoria mexicana inició el traslado de los cuerpos a sus lugares de origen para que sus familiares puedan brindarles, a la brevedad posible, una digna sepultura.

En el segundo se repatriarán los restos de Juan “T” originario del Estado de México; de Efraín “F” y José “N” de Guanajuato; Javier “F” y Mariano “S” de Oaxaca; así como de Francisco “D”, Mayra “B” y Fernando “G” de Zacatecas.

— No te pierdas