Usa escándalos para tapar otros

La inseguridad le sigue tronando a la Cuarta Transformación y en estados gobernados por Morena
Foto: Agencia Reforma.

Aún cuando las estadísticas reflejan descenso de un dígito en el número de homicidios a nivel nacional, la narcoviolencia se ha hecho presente en distintos estados del País.

Colima, Michoacán y Baja California, gobernados por Morena, y otros como Guanajuato, Chihuahua y Jalisco, han resentido el embate de las organizaciones criminales.

Masacres, balaceras, narcobloqueos, quema de vehículos, actos vandálicos y hasta ataques a la población pintan el panorama de la seguridad en los últimos meses en dichas entidades.

Y mientras una ola de violencia asola en varias zonas del País, el Gobierno federal insiste en que su estrategia de seguridad -resumida en la frase “ataques no balazos”– es la correcta.

La 4T también presume que se mantiene la gobernabilidad y que los adversarios políticos de su Administración magnifican la violencia para infundir miedo.

En las semanas que anteceden al Cuarto Informe, que se entrega este 1 de septiembre, los cárteles generaron disturbios y atemorizaron a la población en varias ciudades.

Los primeros días de agosto, Guadalajara, Irapuato, Ciudad Juárez, Tijuana, León y Celaya, entre otros municipios, quedaron a merced de acciones violentas de células criminales.

Las autoridades detuvieron a 42 presuntos delincuentes, sin embargo, prácticamente no intervinieron durante los actos que la Federación rechazó que fueran de narcoterrorismo.

Incluso, el Embajador de Estados Unidos en México, Ken Salazar, advirtió que el clima de inseguridad en el País impacta negativamente y “enfría” las inversiones.

“Es muy real, con la inseguridad sí se enfría la inversión de Estados Unidos y de otros países aquí en México”, expresó el diplomático el 18 de agosto.

 

LOS DATOS

 

En el periodo enero-julio de 2022, las autoridades registraron 18 mil 93 víctimas de homicidio doloso, cifra 8.7 por ciento inferior respecto al mismo periodo de 2021, que sumó 19 mil 808.

Las entidades con más víctimas fueron Guanajuato, con mil 864; Michoacán, con mil 587; Baja California, con mil 567; Edomex, con mil 475; Jalisco, con mil 218; y Chihuahua, con mil 132.

Una de las entidades donde más ha crecido más la violencia es Colima. Las cifras oficiales reflejan un aumento de 60 por ciento en el número de asesinatos.

Durante los primeros siete meses, la entidad gobernada por la morenista Indira Vizcaíno tuvo 524 víctimas de homicidio doloso; en el mismo periodo de 2021 sumaron 326.

Es decir que, de acuerdo con datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, en lo que va de 2022 se cometieron 198 asesinatos más en el mismo lapso.

De hecho, el número de homicidios registrados entre enero y julio en Colima ya superó -en 1.1 por ciento- el total de crímenes de 2021, que sumó 518 de enero a diciembre.

“Hay una tendencia a la baja a partir de mayo (de incidencia delictiva). No echamos las campanas al vuelo“, tuiteó Vizcaino el pasado 23 de agosto.

“Nuestro compromiso y convicción es atender la seguridad de manera prioritaria y permanente, para que Colima vuelva a ser el lugar seguro y tranquilo que merecemos”.

Otra entidad morenista donde ha repuntado este delito es Puebla, que pasó de 492 a 595 comparando los mismos periodos, lo que significó un crecimiento de 20.9 por ciento.

Tlaxcala y Michoacán, gobernadas por los morenistas Lorena Cuéllar y Alfredo Ramírez, respectivamente, también registran aumentos, aunque ligeros.

De enero a julio de 2021 se contabilizaron mil 521 homicidios en Michoacán, cuando en el mismo periodo de este año sumaron mil 587; mientras que Tlaxcala pasó de 72 a 87.

Entre los estados no morenistas que también reportan aumento de violencia están Nuevo León, que pasó de 603 a 742; e Hidalgo, de 146 a 215.

A nivel local, la violencia ha aumentado este año en 15 de los 50 municipios prioritarios de la estrategia anticrimen. El crecimiento global en esas localidades fue de 17.5 por ciento.

Entre los municipios con aumento de violencia están Celaya, Guanajuato, que pasó de 210 asesinatos de enero a julio de 2021, a 277 crímenes en el mismo periodo de 2022.

También Morelia y Uruapan, Michoacán; Cancún, Quintana Roo; Mexicali, Baja California; San Luis Potosí, SLP; Irapuato y Salamanca, Guanajuato, entre otras.

Como en anteriores informes, se prevé que el Presidente López Obrador haga énfasis en la disminución de los homicidios y nuevamente defienda su estrategia de seguridad.

— No te pierdas