Tren Maya es un ecocidio para el país: Anaya

El ex candidato presidencial, Ricardo Anaya, sostuvo que el actual gobierno no está tomando acciones para hacer frente a la sequía que impera en el territorio nacional
Foto: Especial.

En su video semanal, Ricardo Anaya denunció el “ecocidio” que representa el Tren Maya y el “autoritarismo” del presidente Andrés Manuel López Obrador al declararlo asunto de seguridad nacional, como un subterfugio “para brincarse todas las reglas en materia ambiental”.

Ricardo Anaya sostuvo que los efectos del cambio climático en el mundo y especialmente en México: la falta de agua en Nuevo León, más de 700 municipios en sequía, inundaciones en Tabasco, lluvias torrenciales en el Valle de México y “calores infernales” en el norte del país.

“Y viendo todo esto, de veras cuesta trabajo creer que López Obrador siga de necio con obras que solo agravan la situación”, dice Anaya, y pone como ejemplo el daño ecológico ocasionado por la construcción de Dos Bocas, la quema de combustóleo en las termoeléctricas de la CFE y la fuga de gases contaminantes de Pemex.

“Es un hecho que para construir su absurda refinería destruyeron 230 hectáreas de manglares. Es un hecho que están quemando cada vez más combustóleo en las termoeléctricas de la CFE. Es un hecho, y hasta la Agencia Espacial Europea (ESA) lo denunció, que en enero de este año PEMEX liberó a la atmósfera 40 mil toneladas de gas metano, desde una plataforma petrolera en el Golfo de México”, afirmó el ex candidato presidencial.

Pero “lo que no tiene nombre”, denunció Anaya, es la deforestación provocada por el Tren Maya, y el autoritarismo de López Obrador al declararlo asunto de seguridad nacional a fin de continuar las obras, sin importar los amparos y las advertencias de quienes el presidente “llama despectivamente seudoambientalistas”.

Anaya recordó que el presidente había prometido que para construir el Tren Maya no se tiraría “ni un solo árbol”, lo que resultó “una mentira”, pues ya han deforestado más de 485 mil hectáreas de bosques y selvas. Para dar idea de lo que eso significa, basta recordar que el estadio Azteca no mide ni una hectárea.

“Y encima del crimen ecológico, el tiradero de dinero. Han cambiado tres veces la ruta, pero no en los planos, sino cuando ya habían tirado los árboles y las cosas ya estaban construidas.

Por último, Ricardo Anaya propuso asumir la obligación de cuidar al planeta y hacer la transición hacia las energías limpias, pasando de PEMEX a SOLMEX.

El planeta es uno y no puede esperar más. México es uno y nos necesita a todos”, concluyó Ricardo Anaya.

— No te pierdas