Manten una relación sana con el SAT

El fiscalista Arturo Barrientos hace un llamado a los ciudadanos a no temer a la declaración anual y tomar los siguientes consejos
Foto: Antonio Partida.

Mantener una relación sana con el Servicio de Administración Tributaria (SAT) puede parecer un tema complicado para la mayoría de las personas; para evitar que así sea, el contador público fiscalista Arturo Barrientos da algunos consejos fáciles de aplicar para las personas físicas.

Cabe precisar que “persona física”, se trata de un individuo sujeto a derechos y obligaciones y que se representa a sí mismo; para diferenciarlo de una persona moral, que puede ser una empresa identificada con una razón social.

El contador aclaró que una transferencia bancaria “se considera un traspaso de dinero de una cuenta a otra”; pueden ser producto de transacciones como compras, préstamos o donativos.

El experto en tributación internacional destacó que las personas físicas con actividad comercial, profesional o empresarial están obligadas a presentar su declaración ante el SAT y pagar los impuestos correspondientes; para ello es importante diferenciar claramente el origen de los ingresos que se obtienen aun cuando no se reflejen en las cuentas bancarias.

“Lo primero que tienen que considerar las personas físicas o los contribuyentes es saber bien, de qué es el dinero que están recibiendo, si están realizando actividades económicas, tienen algún negocio, reciben depósitos en sus cuentas, deben de llevar su contabilidad, presentar sus declaraciones y pagar sus impuestos”, propuso de entrada el entrevistado.

Incluso los trabajadores bajo salario deben consignar ante el SAT ingresos provenientes de préstamos, venta de algún bien, premios o donativos que excedan los 600 mil pesos anuales, esto para evitar discrepancia fiscal, es decir, una diferencia entre los ingresos y los egresos de una cuenta.

Asimismo, explicó que las instituciones financieras están obligadas a notificar al SAT cuando una cuenta reciba depósitos en efectivo superiores a los 15 mil pesos y estarían sujetos a considerarse como ingresos extras si no se justifica su origen.

“Las instituciones financieras están obligadas a informarle al SAT por los depósitos en efectivo que reciban las personas físicas con estos rebasan de 15 mil pesos; quiere decir que cuando se llegue a este límite, los bancos reportan la autoridad el nombre de la persona y el importe de los depósitos que han recibido. No quiere decir que en este momento se cobran impuestos, de hecho también es una creencia o una idea que a veces se ha difundido que los bancos o el propio SAT cobre el impuesto directamente de los depósitos, no es así; las personas tenemos la obligación de determinar nuestras contribuciones y pagarlas ante la autoridad. El problema viene cuando no se presentan declaraciones, el SAT te revisa y si tú no tienes forma de demostrar el origen del dinero, pues ellos te lo pueden tipificar como un ingreso”, explicó el contador certificado por el Instituto Mexicano de Contadores Públicos.

Para acreditar el origen de un ingreso existen algunos mecanismos como contratos de préstamos o donativos, facturas, recibos, entre otros; incluso si se trata de traspasos entre familiares por conceptos como préstamos, gastos corrientes, etcétera y que excedan los 600 mil pesos anuales.

“También se dan mucho los traspasos entre familiares, el papá al hijo o el hijo del papá. Estos típicamente son clasificados como donativos, también se reportan en la declaración anual; dependiendo de los impuestos de los donativos, pero entre más cuantiosos sean, pues también documentarlo con un contrato. Todos estos soportes nos van a ayudar en una auditoría con autoridad”, ahondó.

Finalmente, llamó a los ciudadanos a no temer a la declaración anual y, en todo caso, apoyarse de un profesional para llevarla a cabo pues, de lo contrario, podría ser más cara la multa por no pagar los debidos impuestos.

— No te pierdas