Causa TDAH en adultos, ansiedad y depresión

Estas personas tienen una mayor predisposición a sufrir accidentes automovilísticos, al uso de drogas, al alcoholismo y a la violencia doméstica
Foto: Agencia Reforma

Roberto Castañeda

Jóvenes y adultos que tuvieron Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) y que no fueron tratados en la infancia, son más propensos a cuadros de ansiedad y depresión, además de que pueden tener baja autoestima, advierten especialistas.

Tienen también una mayor predisposición a sufrir accidentes automovilísticos, al uso de drogas, al alcoholismo y a la violencia doméstica, por lo que aconsejan atenderse y combinar un tratamiento farmacológico y de terapia cognitivo conductual.

“El tratamiento puede ser iniciado a cualquier edad, no necesariamente desde la niñez; la única diferencia es que las personas que inician desde la niñez ya han podido establecer un patrón de conducta que los saque adelante, pues esto es algo que permanece toda la vida”, señala Jorge Treviño Welsh, Neurólogo Pediatra y del Neurodesarrollo, quien tiene especialidad en el Centro Neurológico para Niños y Adolescentes.

Según estadísticas de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la prevalencia del TDAH con o sin hiperactividad se estima en alrededor del 5 al 10 por ciento de todos los niños. Cuando se presenta en un adulto se le llama Trastorno de Déficit en la Atención Residual y de presenta en el 40 por ciento de los adultos que fueron diagnosticados de niños, con lo que la incidencia de los adultos ronda el 3 por ciento de la población mundial.

“El TDAH, con o sin hiperactividad es un problema de salud pública que afecta el desarrollo y calidad de vida de las personas de distintas maneras”, insiste Treviño Welsh.

El especialista, también vocero aliado de PiSA Farmacéutica, señala que los fármacos para el TDAH empezaron a utilizarse desde la década de los años 40, motivo por el cual se conocen a la perfección los efectos no deseables que existen en los pacientes.

“Siempre es importante llevar de la mano un tratamiento de terapia cognitivo conductual con el tratamiento y de esa forma se tendrá éxito, sin embargo es importante hacer ver que esto no es una enfermedad y que por lo mismo no se cura, tan sólo se pueden aprender caminos para salir adelante. Si los familiares o el mismo paciente no ven avances con solo la terapia es importante que se le ofrezca un tratamiento de tipo farmacológico”, explica.

Humberto Bautista Rodríguez, coordinador del Servicio de PsicoOncología en el Centro Médico Siglo XXI del IMSS, agrega que se trata de un trastorno complejo pero que algunas recomendaciones útiles para los adultos que lo padecen son, hacer una lista de las tareas diarias, dividir esas tareas en pasos pequeños y manejables, llevar un registro de consultas, tomarse el tiempo para establecer sistemas de organización, así como pedir ayuda a familiares y amigos.

Bautista estima que en un 65 por ciento de los casos el padecimiento se manifiesta junto a otros trastornos de la infancia que pueden ser: Trastorno negativista desafiante, trastorno disocial, trastorno de ansiedad, así como los trastornos del estado de ánimo y del aprendizaje, lo cuales complementan el cuadro y evolucionan junto con la persona; en los adolescentes surge la posibilidad de abuso de sustancias y de desarrollar adicciones.

Coincide en que entre el 25 y 50 por ciento de las personas adultas con TDAH manifiestan signos de ansiedad, y del 32 al 53 por ciento tiene problemas con el abuso del alcohol y estupefacientes como la cocaína.

— No te pierdas