Leonesa cocinó para la reina Isabel II 

Conoce la historia de Lucy Noriega, una chef que radicaba en Londres en los años 90 y gracias a su talento logró cocinar para grandes personajes de la política de todo el mundo
Foto: Antonio Partida.

Luego de la muerte de la reina Isabel II, la chef Lucy Noriega recordó su experiencia de cocinar para ella en el Palacio de Buckingham. La leonesa compartió su sentir ante el lamentable deceso de la monarca más longeva de Reino Unido.

Entre finales de los 90 y el inicio del nuevo milenio, Lucy Noriega radicaba en Londres, Inglaterra, pues allí cursó su formación profesional. Aunque su carrera comenzaba, gracias a su talento, ya cocinaba para grandes personajes de la política de todo el mundo como parte de.

La chef comentó que para ella “fue un honor” haber sido parte del equipo que cocinó para la monarca y para el rey Juan Carlos I de España, además de otros invitados de la realeza en una cena diplomática celebrada en

“Fue realmente un honor; fue hace muchos años cuando yo vivía en Londres. Recuerdo que era un tema muy hermético, porque fue en el Palacio de Buckingham, pero fue muy enigmático porque cuando sabes que lo que pasa por tus manos va a llegar a la mesa de una gran personalidad es realmente un orgullo”, destacó la chef con más de 26 años de trayectoria.

Aunque no estuvo frente a frente con Isabel II, el saber que sus platillos serían degustados por paladares muy exigentes significó un gran reto para ella, no obstante, su personalidad le hizo salir avante a la prueba.

La gastrónoma aún recuerda cuál fue el menú que presentó esa noche, para ella, memorable; aunque fueron platillos franceses los servidos en aquella gala, no careció de su toque personal y distintivo: mucha pasión y autenticidad.

“Era un gran banquete. De los platos que recuerdo que le gustaban era el Foie gras; fue una terrina de salmón, de plato fuerte dimos unas costillas de cordero con menta y postres de la pastelería francesa”, remembró Lucy Noriega.

Asimismo, confesó tener sentimientos encontrados por el fallecimiento de la reina Isabel, pues tiene de alguna manera un arraigo londinense; pero por otra parte, la satisfacción de haber estado en su cocina. No obstante, la tristeza es inevitable.

Si bien reconoció la importancia diplomática de los asistentes de esa noche, la ahora chef corporativa de Grupo Reyma resaltó que ella cocina con el mismo amor y entusiasmo para cada uno de sus comensales.

— No te pierdas