Encarcelan a 6 por homicidio en anexo de Irapuato

El 31 de enero del 2022, Braulio estaba internado en el centro de rehabilitación 'Nueva Esperanza' fue golpeado por la encargada del lugar y cinco compañeros más
Foto: Especial.

Seis personas que administraban el anexo ‘Nueva Esperanza’ en Irapuato, fueron sentenciadas en procedimiento abreviado, por el delito de homicidio simple. Ante la investigación de la FGE, se evidenció que los acusados golpearon a un interno y provocaron su muerte el 31 de enero del año en curso, luego se deshicieron del cuerpo en la comunidad Cerrito de las Huertas.

El hoy occiso, Braulio Omar, se encontraba internado en el anexo antes referido, ubicado en la calle Frida Khalo, en la colonia FONAPO, donde era atendido por su adicción a las drogas.

Dicho anexo era dirigido por la ciudadana Claudia Griselda, quien era auxiliada por Juan Diego alias ‘El Tanque’, Leonardo Nazario alias “El Max Steel’, Jonathan Misael alias ‘El Chivero’, Moises alias ‘El Caballo’ y Víctor Armando, para diversas actividades, incluida la seguridad del lugar.

El 31 de enero del 2022, aproximadamente a las 14:00 horas, Braulio Omar fue abordado por cuatro de los sentenciados, quienes lo llevaron hasta una oficina donde se encontraban la encarga del anexo y ‘El Tanque’, ahí el ofendido fue golpeado por todos los implicados y esto le produjo la muerte.

En complicidad, los agresores sacaron el cadáver del anexo y lo trasladaron en un vehículo de motor, hasta un camino de terracería que conduce a la comunidad de Cerrito de las Huertas, donde lo abandonaron.

Ese mismo día, la Fiscalía General del Estado tuvo conocimiento del hallazgo del cadáver de Braulio Omar, quien presentaba lesiones en la cabeza, a nivel de zona temporal y nasal.

Días después, Agentes de Investigación Criminal detuvieron a los inculpados y fueron presentados en audiencia inicial, donde un Fiscal les imputó por el delito de homicidio simple en calidad de coautores materiales, por lo que el Juez determinó someter a todos a un proceso penal.

Antes de llevar a cabo la audiencia de juicio oral, los imputados aceptaron su participación en el crimen y solicitaron la interrupción de su proceso penal a fin de que fueran determinadas las sentencias correspondientes por los actos cometidos.

Los seis imputados compurgarán una condena de cárcel de ocho años cada uno, y pagarán una cantidad monetaria por la reparación del daño causado a la víctima directa e indirecta.

— No te pierdas