Descartan problema grave de salud por viruela del mono 

Aunque la viruela símica no es considerada como enfermedad grave, especialistas se mantiene en alerta ante una posible trasmisión local
Foto: Especial

Pese a que la viruela del mono se encuentra en distintas regiones geográficas y tiene presencia en más de 40 países donde no se tenía registro, esta enfermedad sólo es un problema de salud de preocupación internacional, al no ser considerada como pandemia, a falta de que sea un problema serio que dañe los servicios de salud, la economía y la movilidad de las personas aseguró Alejandro Macías, ex comisionado de influenza en México.

“La viruela del mono es un virus de la familia que daba la viruela ancestral, esa que en la Edad Media mató a miles de personas, una de las enfermedades más graves que ha enfrentado la humanidad”, señaló el especialista.

Se tienen casi dos meses desde que el mundo ha sido testigo del desarrollo de la viruela símica fuera de África, algo que no ocurría en décadas anteriores.

Hasta este momento hay más de cuatro mil casos confirmados en todo el mundo por la Organización Mundial de la Salud, (OMS).

“La viruela del mono se presenta con fiebre, ganglios en el cuello o atrás de la parte superior, luego aparecen las lesiones como manchas que se llenan de líquido y se hacen ampollas, luego se llenan de pus y finalmente se les hace una depresión central u ombligo que hace costra y se desprende. Este proceso puede tomar entre dos a cuatro semanas”, explicó el también investigador de la UG.

Se trata de una enfermedad considerada como leve y de diagnóstico clínico.

De acuerdo con el infectólogo esta enfermedad tradicionalmente se contagiaba de los roedores a través de manipulaciones en la parte central y occidental de África, sobre todo en la zona rural.

Ahora se sabe que la transmisión es de persona a persona por contacto prolongado piel a piel cómo ocurren en las relaciones sexuales, sin descartar el contagio a través del aire en contacto cercano o estrecho con ropa del enfermo expuesto a horas.

Mientras que la incubación es entre cinco a 20 días del contagio para que se desarrollen las lesiones.

El pronóstico es muy bueno al no darse muertes fuera de África, esto ante el pobre acceso a los servicios de salud en aquel continente, la viruela del mono se trata con antivirales, sin embargo, no están disponibles en la mayoría de los países.

Además, también hay vacunas para evitarla, la que se les aplicó a los nacidos en 1972 y actualmente no sería indicado aplicarla masivamente. En Estados Unidos, por ejemplo, se aplica a grupos de riesgo como personal de salud que tiene contacto con enfermos.

Las recomendaciones es apostar por medidas de información, evadir los tumultos de gente, evitar las relaciones sexuales con personas desconocidas y si se hacen que sean con precaución, así como mantener ventilados los espacios cerrados.

— No te pierdas