Así es la vida en una comunidad militar

Martina Camarena ha vivido prácticamente toda su vida rodeada de la milicia, pues su papá pertenecía al batallón 51
Foto: María Valencia.

Aunque proteger y servir a nuestro país es prioridad de las Fuerzas Armadas Mexicanas, cada uno de los soldados que las conforman, también tienen una familia.

Así lo compartió, la señora Martina Camarena, Residente del Campo Sarabia en Salamanca, que desde niña ha estado rodeada de la milicia.

“El día a día aquí es normal, incluso a mí se me hace bonito porque es prácticamente una familia de militares. Yo vengo de familia militar, mi papá fue militar, mis abuelos también y ahora mi hijo” comentó.

“Me acuerdo de cuando nos íbamos a las “partidas”, mi papá era del batallón 51 y eran campamentos pegados a la sierra, era bonito porque sí iba uno a los ríos a sacar el agua para lavar, para tomar en cántaros, lo que ahora con la modernidad ya cambió” dijo.

Agregó que las pocas diferencias pueden verse en las escuelas, pues a pesar de ser parte de la SEP y llevar un ciclo completamente normal, considera que hay más disciplina.

“Aquí las escuelas tienen un ambiente bonito, y quizá son de las escuelas mejores cuidadas. Tienen prácticamente un orden, no debe haber vandalismo y no se batalla con peleas y esas cosas”

Estos recuerdos, le han llevado a pensar que los eventos de convivencia entre soldados y sus familias son muy importantes, pues en ocasiones, pierden momentos familiares a causa de su labor.

“Es bonito porque es la convivencia familiar, y no solo somos gente de militares, también hay civiles para que vean que no es como lo juzgan muchos, de que nomás los traen barriendo. Tienen actividades, salen fuera y se pierden ciertas fechas con la familia porque no pueden estar” expresó.

Finalmente, explicó que como nieta, hija y madre de militares mexicanos, se siente muy orgullosa de lo que han logrado y pidió a la ciudadanía tener más empatía con ellos, pues son personas al igual que todos.

— No te pierdas