Vivieron sin obstáculos

James Hunt, Denis Rodman y Maradona se parecen por la forma en la que decidieron disfrutar la fama que les dio el deporte.

Tres deportistas ampliamente conocidos en nuestro medio, forman parte de una lista de extravagantes en su estilo de vida.

Encabeza la lista el Campeón Mundial de Fórmula 1 en 1976, James Hunt, quien hacía efectiva en sus celebraciones la consigna de sexo, mujeres y drogas.

Argumentaba que en cada carrera se jugaba la vida y que no quería morir sin haber disfrutado de todos los placeres mundanos.

En el nomex con el que competía, traía un escudo bordado, con la leyenda: ¨Sexo, desayuno de Campeones”.

El portal Daily Star enlista también al excéntrico basquetbolista Denis Rodman, quien inmortalizó un traje de novia y el cabello de colores para casarse con él mismo.

La estrella de los Toros de Chicago, se declaró bisexual en 1996, cuando el mero término todavía espantaba.

El tercer enlistado es el astro argentino Diego Armando Maradona,  quien se volvió adicto en 1980; atacó a periodistas con un rifle de perdigones en 1994 y dejó regada una amplia descendencia.

El pleito por la cuantiosa herencia del “Pelusa”, es un verdadero galimatías que mantendrá más que vivo el recuerdo de “Dieguito” entre los suspirantes.

Rodman es el único sobreviviente de este trío que vivió como quiso el producto de la fama que adquirió con el deporte.

— No te pierdas