Un inmortal de nuestro beisbol

Se cumplen 21 años de la trágica muerte del "Almirante" Nelson Barrera, figura de los Diablos Rojos y de la LMP. Se le recordará siempre como un inmortal de nuestro beisbol.

Su muerte prematura, hace 21 años, sacudió a los aficionados de los “Diablos Rojos” y en general al beisbol mexicano.

Jugó en la Liga Mexicana, la del Pacífico y con un equipo AAA, sucursal de los Medias Blancas de Chicago.

El originario de Ciudad del Carmen, Campeche, Nelson Barrera Romellón, falleció súbitamente un día como hoy, 14 de julio, pero del 2000.

Murió electrocutado al reparar el techo de su casa, cuando tocó un toldo de lámina que hacía contacto con unos cables de alta tensión.

Esa campaña (2002) los Diablos Rojos vencieron en la serie final a los Tigres y el título fue dedicado en honor a Nelson Barrera.

Era tercera y primera base, además de que muchas veces fue requerido como bateador designado.

Jugó todas las posiciones en el diamante: cácher, segunda base, short stop, pero también jardinero izquierdo y derecho.

Destacaba por su poder y oportunidad al batear, para decidir juegos clave y producir carreras de manera oportuna.

Ganó títulos en la Liga Mexicana de BéisbolLiga Mexicana del Pacífico y Serie del Caribe.

Posee el récord histórico del mayor número de home runs con 455 de la Liga Mexicana de Béisbol y forma parte del Salón de la Fama.

Era conocido como El Almirante y en su honor el Estadio del equipo de Campeche, lleva su nombre: Nelson Barrera Romellón.

— No te pierdas