Semillero de la Fórmula 1

No se entendería la Fórmula 1 actual sin la existencia del kartismo. ¿Cómo surgió esta práctica deportiva? Aquí te contamos.

De ser una práctica meramente recreativa, como pasatiempo, se convirtió en el semillero más grande de pilotos profesionales.

La Fórmula 1 de hoy en día no se explicaría sin la existencia del kartismo, que nació en la década de los 50.

El estacionamiento del Estadio Rose Bowl de California, recibió el trazado de la primera pista de karts.

En 1956, Art Ingels y Lou Borelli crearon un vehículo que combinaba un motor McCulloch con un chasis a sólo unos centímetros del suelo.

Se unió a ellos Duffy Livingstone y en 1958 montaron la primera compañía de fabricación de karts: Go Kart Manufacturing Co.

En 1962 la FIA creó la Comisión Internacional de Karting (CIK). Y el primer campeonato del mundo se celebró en 1964, en la “Pista d’Oro” de Roma.

Para fines de los sesenta, la popularidad del kartismo se había extendido a Europa y México no se quedó atrás.

Las primeras pistas que existieron fueron la de Cuernavaca, Morelos y otra en Atizapán de Zaragoza, Estado de México.

A partir de los años 90, comenzó a desarrollarse con fuerza el karting en Europa, fundamentalmente en Francia, Bélgica y Reino Unido.

Esto contribuyó a acercar el karting al gran público, en el mundo entero y, si no, pregúntele al desaparecido Senna, Schumacher, Sainz, Alonso y al actual campeón Hamilton, entre muchos otros.

— No te pierdas