Rápido, violento y espectacular.

El hockey sobre hielo que nació en Canadá hoy es uno de los deportes más populares en Estados Unidos y varios países de Europa. Su trofeo principal, la Copa Stanley.

Aunque a veces el mencionarlo simplemente da frío, el hockey sobre hielo es el deporte por excelencia en tierras canadienses y su máximo trofeo la Stanley Cup.

Nació justamente en Montreal en 1875 y desde entonces traspasó fronteras hacia Estados Unidos, Europa Central, Escandinavia, Finlandia y Rusia.

Se juega entre dos equipos de 6 participantes con 5 patinadores y un portero en cada conjunto.

La duración de un partido es de tres tiempos de 20 minutos cada uno y casi casi se vale de todo para desplazar al rival.

Se lucha con un stick o bastón por un puck, que es un disco de caucho, y gana el equipo que más goles anota en el tiempo reglamentario.

Es un deporte rápido y de contacto por lo que los jugadores deben ir provistos de casco, visera transparente o reja que cubra la cara.

Para el cuerpo hombreras, coderas, guantes especiales, rodilleras y espinilleras, con jerseys y pantaloncillos que protejan del frío.

No hay límite en las sustituciones, y el entrenador puede cambiar a los jugadores en cualquier momento del partido, pero no puede haber más de seis jugadores por equipo en la cancha.

Las peleas, que están prohibidas en las ligas juveniles y universitarias en la NHL existe cierta permisibilidad y dejan que los jugadores se peguen hasta que uno vence o los dos caen al suelo, siempre y cuando sean a mano limpia.

El hockey sobre hielo, un deporte rápido, violento y espectacular, en la rama femenina es olímpico desde 1998.

— No te pierdas