“Nadie como Nadia”

Pasarán los años y el mundo recordará por siempre a Nadia Comanecci, sinónimo de la perfección en la gimnasia; figura inolvidable de Montreal 76.

Como cada año, no hay forma de ignorarla. A sus 60, Nadia Elena Comăneci Conner, se mantiene como el símbolo máximo de la gimnasia femenil.

Nacida en OneştiRumania, el 12 de noviembre de 1961, fue una de las primeras gimnastas entrenadas por Béla Károlyi. ​

Conquistó nueve medallas olímpicas de las cuales cinco fueron de oro.

Pero lo más sobresaliente: fue la primera gimnasta que obtuvo una calificación de diez puntos (perfecta) en una competencia olímpica de gimnasia artística.

También obtuvo cuatro medallas del Campeonato Mundial y doce del Campeonato Europeo.

Al lado de la rusa Svetlana Khorkina, Nadia es tricampeona del all around individual del Campeonato Europeo, además de ser bicampeona olímpica de barra de equilibrio.

Fue condecorada dos veces con la Orden Olímpica, la primera vez como la atleta más joven en recibir la distinción.

Nombrada como una de las cien mujeres más importantes del siglo XX; desde 1993 forma parte del International Gymnastics Hall of Fame

Nadia nunca se ha retirado: ahora es miembro de asociaciones y federaciones; es fundadora de una institución filantrópica y colabora con otras similares, tanto en Rumania como en Estados Unidos.

Desde que se estableció en la Unión Americana se convirtió en ciudadana y tuvo a su primer y único hijo, Dylan.

Abrió un gimnasio y una empresa de equipamientos que además produce una línea de ropa.

— No te pierdas