Inglaterra, cuna del ping pong.

Aunque se le relaciona con países asiáticos, el ping pong o tenis de mesa nació en Inglaterra.

Aunque a menudo se asocia el tenis de mesa con los países asiáticos, nació en el último cuarto del siglo XIX en Inglaterra como una derivación del tenis.

En algún club de tenis las condiciones climatológicas adversas obligaron a crear un tenis en miniatura.

Su primera “cancha” pudo haber sido una mesa de billar o de un comedor común y corriente, con tapones de corcho convenientemente adaptados para las primeras pelotas.

Las raquetas serían tapas de cajas de puros o bates infantiles, lo que mezcla la leyenda con la realidad.

James Gibb, atleta famoso y fundador de la Amateur Athletic Association, inventó un juego de 21 puntos y con pelotas de goma.

Encontró en América pequeñas pelotas de celuloide, y las introdujo al juego con un éxito inmediato.

Gibb sugirió llamarlo Ping Pong a la firma John Jaques Ltd., la cual registró el nombre.

En 1926 se fundó la Asociación Inglesa de Tenis de Mesa con reglas y estatutos; se creó en ese mismo año la Federación Internacional de Tenis de Mesa.

En sus inicios, el deporte fue dominado por países como Hungría y Checoslovaquia, hasta la incursión de Japón que frenó la tendencia.

Este dominio fue el reflejo de una incorporación técnica aportada por este país: la espuma entre la madera de la raqueta y la goma, que hicieron posibles efectos inéditos.

Desde Seúl 1988 el ping pong o tenis de mesa es deporte olímpico.

— No te pierdas