El triunfo a cualquier precio

El caso más sonado de anti deportivismo, se dio en el patinaje artístico de EU. Aquí te platicamos sobre esa penosa acción.

Compartió habitación con Nancy Kerrigan durante los JJ.OO. de Albertville y siempre dijo que fueron muy amigas.

“Nunca le haría daño a una amiga” decía en aquel entonces, Tonya Harding.

Los que la conocieron en esa época sabían que era capaz de cualquier cosa para conseguir sus propósitos.

Y así fue: El 6 de enero de 1994, la competidora principal del equipo de Harding, Nancy Kerrigan, fue atacada después de una sesión de entrenamiento.

El atacante, fue identificado posteriormente como Shane Stant, contratado por el exmarido de Harding.

Buscaba romperle la pierna derecha a Kerrigan para que no pudiera competir en los Juegos Olímpicos de invierno de 1994 en Lillehammer.

Harding no llegó a clasificarse para los Mundiales y aparecían los JJ.OO. de Lillehammer en un corto periodo.

Al concluir los Juegos de 94, Harding finalmente fue declarada culpable y quedó suspendida de por vida por la Asociación de Patinaje Artístico de Estados Unidos.

La investigación policial y la suspensión del deporte fueron objeto de un intenso escrutinio mediático.

Ha sido referido como uno de los mayores escándalos en la historia del deporte estadounidense. ​

A finales de la década de 90, Harding se convirtió en boxeadora profesional y su vida ha sido objeto de numerosas películas, libros e incluso estudios académicos.

 

— No te pierdas