El sensei que marcó a toda una generación

Jamás practicó algún deporte, pero se identificó gracias al cine con las artes marciales. Pat Morita es todo un caso.

Identificado por generaciones con el karate, nunca practicó este deporte; es más, nunca fue deportista, pero el cine lo ungió como tal.

Se trata de Noriyuki “Pat” Morita, Sensei inolvidable de Daniel san,en Karate Kid y la saga de esos filmes.

Además El nuevo Karate Kid en la que el señor Miyagi introduce en las artes marciales a una chica.

Tuvo como protagonista a la ganadora de dos premios Oscar, Hilary Swank, por entonces en los inicios de su carrera.

A pesar de sus excelentes actuaciones y contrario a lo que muchos pueden pensar, Morita nunca practicó formalmente las artes marciales por un problema de espalda.

A los dos años sufrió una grave tuberculosis espinal que lo dejó prácticamente inválido hasta los once años, cuando finalmente le fueron soldadas cuatro vértebras.

La mayoría de sus escenas de karate fueron realizadas por un doble (Fumio Demura).

Torció su camino de comediante para brillar como el maestro Miyagi.

El inglés de Morita tenía un perfecto acento norteamericano, sin embargo debía fingir un acento japonés debido a exigencias del guion y de su personaje.

En la pantalla chica dio vida al detective “Ohara” en la serie de televisión del mismo nombre, donde resolvía crímenes y casos gracias al dominio de las artes marciales.

Hacía gala también de sus principios espirituales y técnicas de meditación orientales.

Noriyuki “Pat” Morita murió en las Vegas, Nevada, el 24 de noviembre de 2005.

— No te pierdas