El machismo de los sueldos en el deporte

Aunque las mujeres protagonizan muchas veces peleas más emocionantes que las varoniles, siguen siendo mal pagadas, debido al machismo de los sueldos.

Aunque todavía estamos a siglos-luz de que las mujeres cobren las millonarias bolsas del pugilismo varonil, se han dado avances.

Para empezar, el boxeo que ha sido toda una tradición de éxito en nuestro país, hace tiempo que abrió las puertas al género femenino.

La incursión de las mujeres contribuyó a sacarlo del barrio bravo, de los estratos sociales más bajos, para instalarlo en otro nivel.

Tenemos casos como el de la campeona Arely Muciño, quien es maestra de educación física y estudia la licenciatura en ciencias del ejercicio en la UANL.

Por su parte, la excampeona Mariana “La Barby” Juárez, ha pugnado desde hace años por la igualdad salarial con los hombres.

Afirma, y con razón, que hacen exactamente lo mismo por menos de una décima parte y que, muchas veces, la gente sale más satisfecha de una pelea femenil que de una varonil.

Recientemente “La Barby”, convencida de que no es por ahí, rechazó la invitación de un partido político para ser su candidata.

Otra destacada es la veterana tijuanense Jackie Nava, quien ofrece en cada una de sus peleas una cátedra completa de técnica de buen boxeo.

Es cierto, no existen diferencias entre hombres y mujeres en materia de boxeo; el rival es el machismo de quien paga.

— No te pierdas