El día que Hugo Sánchez paró un fusilamiento

La mención del futbolista permitió que un grupo de periodistas, entre ellos un mexicano, que cubrían la Guerra de los Balcanes, salieran sanos y salvos
Foto: Agencia Reforma.

Omar Jesús Fares Parra

En 1992, Hugo Sánchez vivía su última etapa con el Real Madrid para llegar poco después al América. No sabía -al menos en aquel momento- que sus hazañas con el mítico club del Real Madrid tenían no sólo el alcance para convertirlo en el héroe de su equipo, sino para evitar la ejecución de un grupo de periodistas que cubrían la Guerra de los Balcanes, que consistió en la lucha desatada por los conflictos entre serbios, croatas y bosnios que pertenecían a Yugoslavia.

El periodista mexicano Epigmenio Ibarra, quien durante las décadas de los 80 y 90 fue corresponsal de guerra, relata en el documental de Hugo Sánchez, de Clío; el día en que fueron capturados por un grupo de soldados que, cegados por la locura de la guerra, simplemente tiraban a matar a quien fuera desconocido para ellos.

“Llegamos a cubrir la guerra en Sarajevo, justo en el año del 92, cuando toda la prensa había sido expulsada de Sarajevo, y a nosotros, un grupo de periodistas, un español, un norteamericano, un venezolano y un mexicano nos salvó la vida y nos abrió las puertas de Sarajevo la mención de Hugo Sánchez.

“Los guardias serbios, los soldados bosnios, los guerrilleros musulmanes, todos en general, tomaron mi pasaporte y decían: ‘¡Mexicano! ¡Hugo Sánchez!’, y nos permitían pasar”, recordó con orgullo el periodista.

La historia también la consigna el escritor uruguayo Eduardo Galeano en su libro ‘El futbol a sol y sombra’, en el capítulo Hugo Sánchez, enfatizando que su fama había sido capaz de que aquellos soldados, dispuestos a matar a sangre fría, tuvieron un cambio de decisión simplemente por la admiración que le tenían al Pentapichichi, y cuya nacionalidad coincidía con la de Epigmenio Ibarra.

“Hugo Sánchez, la llave mexicana que abrió aquellos caminos imposibles, había conquistado la fama universal gracias a la televisión, que mostró el arte de sus goles y las volteretas con que él los celebraba. En la temporada 89/90, vistiendo la camiseta del Real Madrid, perforó las vallas treinta y ocho veces. Él fue el mayor goleador extranjero de toda la historia del futbol español”, señala Eduardo Galeano, en aquel editado en 1995, mucho antes de la aparición del portugués Cristiano Ronaldo, quien es hasta la fecha el máximo goleador histórico del Real Madrid.

— No te pierdas