Antecesor de Baumgartner

Antes, mucho antes, del salto de Félix Baumgartner, alguien ya había hecho saltos en paracaídas desde grandes alturas. Te decimos quién fue.

Cuando en octubre de 2012, el austriaco Felix Baumgartner rompió la barrera del sonido sin ayuda mecánica, nadie recordó a Joe Kittinger.

Aviador y deportista el estadounidense Joseph Kittinger, pasó de las carreras de lanchas a las hazañas de la aviación.

Se unió a la fuerza aérea en 1950, cuando ya había desfogado sus ansias de velocidad en la motonáutica.

En 1954 fue transferido a la base aérea de Holloman en Nuevo México y al Centro de Desarrollo de Misiles de la Fuerza Aérea.

Kittinger siguió desde un avión el trineo cohete del coronel John Stapp, quien en 1955 alcanzó 1.017 km/h.

En el Proyecto Excélsior, de investigación de saltos a grandes altitudes, realizó una serie de tres saltos en paracaídas, con un traje presurizado, desde un globo de helio con una góndola abierta.

En 1957, como parte del proyecto denominado Manhigh, alcanzó una marca de altitud en 29.500 m y recibió la Cruz de Vuelo Distinguido.

Kittinger consiguió y mantuvo los récords de mayor ascenso en globo, salto en paracaídas de mayor altitud, caída libre más larga y mayor velocidad de un hombre en la atmósfera.

Pero el 14 de octubre de 2012 sus marcas, excepto la de caída más larga, fueron superadas por el paracaidista austríaco Felix Baumgartner.

El salto desde los 39.068 metros de altura y alcanzó una velocidad de 1.342,8 km/h y con eso olvidó su antecedente que data de los años 50.

 

— No te pierdas