Cuídate de la deshidratación

Una especialista nos da consejos para tomar la cantidad necesaria de agua y así rendir tanto física como mentalmente en el verano

Durante esta época de calor, nuestro organismo se esfuerza por mantenerse fresco. A lo largo del día escuchamos expresiones como “tengo sed”, “prende el aire acondicionado o el ventilador”, “abre la ventana” o “vamos por una bebida fría”; ante este panorama es indispensable la ingesta abundante del líquido.

Karla Murguía Sánchez, licenciada en Nutrición Clínica, explica que la deshidratación “ocurre cuando se pierden más líquidos de los que se ingieren”. Sus efectos son: dolor de cabeza, sed excesiva, mareos, orina más concentrada en color y olor, fatiga y bajo rendimiento físico e intelectual.

Para prevenir, la especialista explica que “una persona en reposo o sedentaria, en condiciones de temperatura ambiente, requiere un litro y medio de agua al día; se recomienda que las mujeres consuman 2.5 litros al día y los hombres tres litros”. 

La cantidad de líquidos depende de las actividades físicas realizadas, la temperatura corporal o enfermedades como insuficiencia renal. De acuerdo con Murguía, una hidratación correcta se refleja en el color de la piel y la orina.

También recomienda vigilar a las personas más vulnerables: “Los pequeños de uno a tres años pueden tomar de tres a cuatro vasos al día; los de cuatro a 12 años, tomar de cuatro a ocho vasos al día”. Los adultos mayores deben beber agua al levantarse y tomar 2.5 litros en promedio por día.

 


 

¿CUÁL ES LA CANTIDAD CORRECTA DE AGUA QUE HAY QUE BEBER?

  • Debes consumir 35 mililitros de agua por cada kilo que peses, así que multiplica tu peso por 35 y sabrás cuánto necesitas.
  • Por ejemplo, si pesas 80 kilos y los multiplicas por 35, deberás tomar 2.8 litros de agua al día.
  • Considera que si haces ejercicio o trabajas en un lugar encerrado, debes sumar 500 mililitros más de agua.
— No te pierdas