Autoexplórate y salva tu vida
El cáncer de seno se detecta generalmente cuando aparecen los síntomas; sin embargo, muchas mujeres no los presentan, por ello es importante hacer pruebas de diagnóstico temprano

El cáncer de mama se ha convertido en la segunda causa de muerte en México y, en el continente americano ocupa el primer lugar, afectando principalmente a mujeres de entre 25 a 69 años.

Guanajuato se ha mantenido por cinco años con una tasa de mortalidad de 18.17%, cuando la media nacional es de 19.6%. De 2016 a la fecha, se han reportado cerca de 323 defunciones de mujeres con cáncer de mama, informó la doctora Gabriela Robledo Guerra, encargada estatal del Programa de Cáncer de la Mujer y responsable del Componente del Cáncer Cervicouterino de la Secretaría de Salud.

En la entidad se realiza difusión de los métodos de detección a fin de que las mujeres principalmente conozcan sobre este padecimiento y se animen a realizarse desde su propio hogar una autoexploración a partir de los 20 años de edad. Sin embargo, recordemos que los hombres también pueden desarrollarlo.

Guanajuato cuenta con dos centros oncológicos certificados, uno se ubica en el Hospital General de León y el otro en el Hospital Materno de Celaya; además de que tiene 17 mastógrafos para realizar las pruebas para detectar el cáncer de mama, mismas que son gratuitas.

En caso de que alguien dé positivo a esta enfermedad, se le brinda un tratamiento de acuerdo a su peso y edad, puede ser un procedimiento hormonal, radioterapia, quimioterapia, cirugía mamaria y resección de la mama en casos más graves.

Cada año en octubre se conmemora el mes de Sensibilización sobre el Cáncer de Mama por lo que se invita a todas las mujeres y hombres a hacer conciencia, que se cuiden y que no tengan miedo de hacerse una autoexploración o una mastografía en el caso de las féminas, pues eso no significa que estén enfermas, sino que es por prevención.

Historia de una lucha

La vida de las personas puede cambiar en un abrir y cerrar de ojos, tal es el caso de Tatiana Elizondo, una mujer de 41 años de edad quien un jueves de noviembre de 2020 se encontraba tranquila en su casa, pensando en los planes del fin de semana, cuando de pronto se tocó una bolita en el seno.

Se hizo los estudios correspondientes, le confirmaron que era cáncer de mama y, además, uno de los más peligrosos. Fue una noticia impactante, pero que le ayudó a ser más fuerte y valorar aún más la vida.

Ella pensó en callarse y llevar la enfermedad en silencio; sin embargo, decidió contar lo que vivía, eso le ayudó a obtener fuerzas y recibir el apoyo de personas que ni siquiera conocía, pero que han estado con ella en los momentos más difíciles.

Tatiana fue sometida a ocho quimioterapias, lo más complicado fue perder su cabello, sus cejas, sus pestañas, pues se veía en un espejo y no podía creer que era otra persona completamente diferente.

“Es fuerte verte al espejo, la fiesta se acaba, ya no eres la que solías ser, pierdes parte de tu identidad, tu vida cambia, te tienes que redescubrir”, recordó.

En agosto de este año, Tatiana fue sometida a una cirugía en donde le quitaron los dos senos, pero algo maravilloso pasó y es que ella se convirtió en la primera mujer en Guanajuato en el que ese mismo día le reconstruyeron sus mamas; aunado a eso, le dieron la noticia de que el cáncer ya no se encuentra más en su cuerpo.

dm

— No te pierdas